domingo, 1 de diciembre de 2013

MIRNA ORELLANA


De Olanchito, Honduras

INFINITO AMOR

Este amor , domina todas las cosas
Es un amor , infinito e inigualable 
Amor sin limites, que traspasa 
Todas las dimensiones
Este amor es profundo y perfecto
Sentimiento entregado, inspirado.
Amor infinito, que nunca se acaba
El amor domina, todas las cosas
Amor , que no es frágil,como el cristal
Es la expresión estética, de la belleza 
Es resplandor del sol, después de la lluvia.
El amor infinito, fuego,que nunca ,se apaga.
Es llovizna con sol,que cae silenciosamente
Es una fuente inagotable ,de reflexiones 
Corazones atraídos, magnéticamente , como imanes 
Encendidos ,como llama incandescentes
Amores profundos,como las aguas del mar 
Dos corazones unidos,como arena y sal 
Unidos ,mar y cielo ,allá en la eternidad
Este amor, es una historia que no tiene final...

Mirna Orellana

Derechos Reservados de autor



JUAN DE DIOS ARDON ORDOÑEZ



De San Esteban Olancho, Honduras

SOBREVIVÍ

Te veo; y eres
frente al espejo
una ilusión, en blanco
y negro

arropas con tu sangre
mis ojos
para que no vea, tu odio

Diría; que te conozco
si no estuviera borracho
de impaciencia

Sobreviví a tu furia
y a tu amor.

Tu indiferencia murió
en la oscuridad,
a milímetros del deseo

Y aunque supiera que hacer
no sabría que hacer
en tu presencia.

Juan de Dios Ardon Ordoñez
www.mispoemas.es

Abogado de Profesion, Escritor de muchos Ensayos y Editoriales para Periodicos y Medios Locales, Libro Inedito SENTIMIENTOS, declamador y escritor desde su infancia, con mucha influencia de grandes Poetas como Alfonso Guillen Zelaya y FoylanTurcios en su pais Honduras y Federico Garcia Lorca, Ruben Dario y Gongora son su Leche, actualmente forma parte de la Sociedad Cultural de Juticalpa.

viernes, 1 de noviembre de 2013

BETO BROM


De Israel

COSAS DE LA VIDA

Cerró el teléfono, apagó las luces, colocó el cartelito °cerrado° y salió como un bólido hacia el estacionamiento. Subió al coche y voló hacia el hospital; allí habían llevado a su hijita desde el colegio a raíz de un golpe muy fuerte recibido en la cabeza durante la clase de gimnasia. Se extraño mucho pues era un buen establecimiento educacional, que portaba con todos los elementos indispensables, inclusive una equipada sala de primeros auxilios atendida por una enfermera. Todo bajo la supervisión de un médico, cuya clínica estaba enfrente del colegio, al cual se recurría en casos de emergencia.
Al recibir la comunicación, se sobresaltó al escuchar la voz inconfundible de la Directora, quien le informó de lo acontecido, explicándole que fue el propio médico, que después de revisarla, decidió enviarla al hospital para efectuar otra serie de revisaciones mas específicas, pues con golpes en la cabeza es necesario proceder con calma y prudencia.
El camino al hospital le resultó larguísimo. Lo conocía muy bien por ser el que recorría todos los días desde su casa. Llegó a destino, dejó el auto y corrió a Informaciones. La niña fue llevada a Rayos le dijeron, y allí se encaminó, pero no la encontró. Calculó que ya estaban sacando las radiografías, decidió esperar. Los minutos le parecieron horas, consultó a una de las oficinistas, quien luego de preguntar le informó que la niña estaba bien, la enfermera del colegio estaba con ella y en unos minutos saldrían.
¿Por qué tardaban tanto? ¿Que pasaba allí dentro?
Los minutos duraron más de media hora y por fin salieron. Su hijita acostada en una camilla, la carita sin colores, blanca con lágrimas pegadas debajo de sus ojitos. Ocho años, parecía mas frágil que nunca, la acosó con los lógicos: -¿que pasó? ¿como te sentís? ¿te duele?- y otras miles de preguntas comunes que brotan sin obtener respuesta.
Mas tarde, ya en la sala de niños, un médico se acercó y les explicó que por ahora todos los resultados habían sido negativos, como precaución debería quedarse internada las próximas 24 horas por cualquier eventualidad.
Su hija se adormiló, él aprovechó para salir, tomar algo y comprarle unas golosinas, también le trajo una hermosa muñeca de cabello largo vestida a lo dama antigua, esperaba que le gustase.
A la tarde apareció en la pieza una médica, hermosa mujer, presentándose como la encargada del turno noche.
Luego de hacer una serie de revisaciones a la pequeña, se sentó en el reborde de la cama, y con forma pausada le explicó que afortunadamente no hubo lesión cerebral, pero a causa del golpe recibido el cerebro de la niña habido sufrido una conmoción, por lo cual era conveniente dejarla internada hasta el día siguiente como prevención. Posteriormente, siempre y cuando sea dada de alta, se le aconsejaría unos días en casa, sin concurrir al colegio.
Las palabras las escuchaba, sin sacar los ojos de la doctora, esto desde que apareció en la pieza. Sintió algo especial, raro, que no lo comprendió en el primer momento.
Ya entrada la noche, luego de dormitar un poco en el sillón al lado de la camita de la niña, decidió tomarse un descanso. Se encaminó hacia el bar del nosocomio.
En aquellas horas había poca gente, por casualidad entre los trasnochadores estaba la doctora que atendía a su hijita.
Frente a ella una jarra de té; por estar ensimismada en la lectura de un voluminoso libro de gruesas tapas, ella no se percató de su presencia.
Quedó parado detrás mirándola, observando, como estudiándola, se sentía bien en su cercanía...
-Perdón, ¿puedo sentarme aquí?- preguntó.
-Oh! sí, sí...por supuesto, ¿como está señor...?
-Robín, ¿y el suyo?
-Dra. Martín, ay, bueno, es la costumbre, Ud. entenderá, mi nombre de pila es Emi, ¿no es muy común, cierto?
-Tan poco Ud. es común, a mi criterio, claro...
-Parece que las horas de la noche lo vuelven pensador y más descriptivo ¿me equivoco?
-No...no se equivoca. Lo que pasa que Ud, irradia cierta ola de tranquilidad, de paz, de un no sé que...me cuesta explicarlo. Bueno, bueno, esto parecería un sencillo tratamiento por persuasión, no quisiera que lo tome a mal, y menos indisponerla, sepa Ud. disculpar mi forma de expresarme.
-No, por el contrario, sus palabras me producen cierto halago no me molestan, puede continuar.
Y la charla siguió unos largos minutos, hasta que el sonar del celular de la doctora puso final a la amena conversación, la llamaban desde la sala.
-Aquí le dejo anotado mi número de teléfono, puede llamarme mañana cerca del mediodía, si quisiera y esta disponible lo invito a almorzar, piénselo. Oh! que se recupere su hijita y pronto, ¡eso espero!
Se quedó con la boca abierta, le resultó todo tan rápido. Se sintió muy a gusto con esa mujer, las palabras de uno se entrelazaban con las del otro, cada pensamiento se perdía en el siguiente.
Al día siguiente a media mañana su hijita fue dada de alta. En el camino de regreso pararon a tomarse unos suculentos helados con crema y frutillas como está escrito y luego partieron hacia la casa.
Allí los estaban esperando, Cecilia, su hija mayor y el noviecito de la semana, además de doña Pacha, la mucama, cocinera, ama de llaves, niñera, quien se preocupaba por todo y por todos. La niña corrió hacia ella, la matrona la abrazó con sus brazos gordos y tiernos, la pequeña se cobijó en su pecho, allí se sintió protegida.
Al mediodía, como estaba previsto, hizo la llamada, la cita se concretó.
El almuerzo tuvo lugar, siendo éste el comienzo de un largo camino de encuentros, caminatas, cenas y demás.
La relación entre los dos fue un sin fin de satisfacciones. Tenían idioma en común, compartían gustos y deseos, intercambiaban ideas y mezclaban sus vidas, no obstante ser tan dispares en sus oficios, ella médica de niños y el peluquero de señoras.

martes, 1 de octubre de 2013

MARCO BELLATI


De Italia

NUESTRO AMOR

Nuestro cielo
nuestro amor,
no olvidaré tus besos…
lluvias y deseos,
reflejos de luna…
No quiero otras estrellas
cosas más bellas,
lágrimas de primavera…
eres la pasión verdadera.

Cuántas veces el silencio
ha matado nuestros sueños,
acércate a mi alma…
abraza el corazón,
esta noche es locura…
los sentidos y la ternura


Marco Bellati

lunes, 2 de septiembre de 2013

POETAS MEXICANOS





ANA CONSTELLA SALVATELLA - VICKIE DURAN - IRMA GUADALUPE HERNANDEZ VALDEZ - DAVID MARES - ROSA MARÍA BAEZA MIRANDA - JORGE ARIE CRAVIOTO TELLECHEA - DORA MARÍA HERNÁNDEZ HERRERA - LAMARUSSA MG.M - DANIELA MATOS COSTER - CUATHÉMOC MOLINA MONROY - EUGENIO RIVADENEYRA - RICARDO SERNA GUTIÉRREZ - ALEJANDRINA ARIAS - FRANCISCO MÉNDEZ ARTURO JUÁREZ MUÑOZ - SALVADOR PLIEGO - ERNESTO QUÉTZAL VALLEJO - EDUARDO MARTÍNEZ ZENDEJAS - NORMA RINCÓN MENDOZA - NORMA RINCÓN MENDOZA - JUAN MIRELES - MARIO ISLASÁINZ

domingo, 1 de septiembre de 2013

ROSALINA SANTOS


De México 

En tu sueño o en el mío
experimentamos un inaudito delirio
una pausa, un momento detenido
así vivo el tiempo contigo...
Llegan a ti en forma de quimeras
encienden anhelantes sentires
fluye espesa la sangre
define tu silueta inquieta...
Aromas flotan en el aire
de los labios esencia de chocolate,
vaivenes marcan las pautas
arden las miradas nuestras...
Silencios, piel y deseos 
esperan la hora de envolverse
para comunicarse mudos
en tu sueño o en el mío; juntos...
Cómplice nuestro es el destino
mas nada, nada esta escrito
sus segundos son un martirio; 
sé, lo has percibido.

Rosalina Santos


LAMARUSSA MG. M


De México, D.F.

PERDÓN

Qué difícil es decir perdón
cuando hemos fallado,
saber que las palabras vuelan
cual hoja al viento
sin imaginar el daño causado
al corazón amado.

Llorar en la lluvia
de que sirve?
sólo para ocultar el sentimiento
que nos ahoga
reprimiendo
el dolor que acompaña
fielmente al alma.


http://lamarussa.blogspot.com/

IRMA GUADALUPE HERNANDEZ VALDEZ




De Michoacan- México

EL DESVELO DE LA LUNA

Noche a noche, ella sola y en espera,
lanza rayos de luz al señor mar,
enamorada del sol desespera,
en su desvelo lo quiere besar.

Luna, gran dama de la noche eterna,
es nostálgico tu deambular,
en un manto de sombras, y serena,
lagrimas y estrellas veo rodar.

Las canciones, los versos y la noche,
me ponen tristemente a meditar,
amores y amantes, oh ¡Que derroche!
desvelo de la luna… ¡Ansiedad!

Hoy, pensando que las cuitas de amor
te ponen el insomnio a trabajar,
¡Como duele mi luna tu dolor!
Pues siento aquí en mi pecho el mismo mal.

Irma Guadalupe Hernández Valdez
http://irguheva-solyluna.blogspot.com/


GABRIEL AVILÉS




De Mérida-Yucatán, México

DE POEMAS PARA LOUIE

En la inmensidad me fugo,
Trago tus huellas,
Inmovilizo estepas y ríos,
Quisiera tenerte en el siguiente semáforo,
En los letreros que anuncian esa posibilidad
Pero un slogan confirma la misma rutina de enero.

Hastío corrompe las branquias de un maniquí, 
El neón se transfigura en ántrax, 
Semidioses se arrancan retinas, el sopor
Después del mediodía se esparce por sumideros.
Louie 
El amor trae bajo consigna un tornado,
Mientras tu olor se consume en mi humedad.

Gabriel Aviles



DORA MARÍA HERNÁNDEZ HERRERA


 "La poesía es el antídoto al envenenamiento por mi trabajo diario”
Dora María Hernández Herrera
De Valle Hermoso, Tamaulipa-México

 DE PAPEL

De papel, frágil...
la vejez que llega
cabalgando en las horas,
en un instante.

de papel, amarillento,
quebradizo
un suspiro que se vuelve arena
entre los dedos del olvido.

De papel, inflamable
dolor que rasga
las vestiduras del desamor,
de papel, de papel...

de papel es esta alma
que se diluye lentamente,
en silencio de las ardientes lágrimas
de la desesperación.

De papel en llamas
así es el alma...
se incendia al viento
y ni cenizas quedan
de donde renacer.

Dora María Hernández Herrera
http://mayapao.wordpress.com/ 

http://www.lacasadeasterion.net/

EUGENIA ELIZONDO

De Tijuana, México

EL REZO



De rodillas en la tierra

porque no me basta
el mundo que me regalas
y es tanta mi avaricia
que pido más y rezo...
mi alma desolada
no se conforma con los apegos
suplico tu presencia
solo tú me contentas.



NO TE APARTES DE MÍ



Velos de tiempo y distancia

abrázame en tu amor
mi Dios
no te apartes no te apartes
que la cera de mi corazón
arda en tu fuego
mi Dios
no es el tiempo y la distancia
es mi desamor
mi Dios
no te apartes de mí.



ABORTO



Pasado presente y futuro

bailan juntos
no hay tiempo espacio o fuego
en el hombre desolado
desierto sin arena
mar de olas muertas
alma sin Dios
es tiempo eterno
ni cielo ni infierno
en abortado amor.



DESIERTO



En este desierto

sin olas
y sin pájaros
caracolas que no guardan
secretos
un espacio sin tiempo marcado
manecillas amarradas.
¿Dónde pondré los recuerdos y tus palabras
si ya no estás?