martes, 1 de abril de 2014

PATRICIA ORELLANA

De Cuenca, Ecuador

ALGUIEN

Alguien trazó en mis manos
presagios de acíbar,
conspiró en su aquelarre
la casualidad,
le fue muy fácil
desde su trinchera de enigmas
tejer en mi cuerpo,
con retales de un paraíso,
la afrodisíaca piel de un fruto
que muerde el deseo.

Alguien esculpió en mi sexo
la travesía del tiempo.

Alguien desde su propia angustia
llora por mí....
su destierro.

 Patricia Orellana


No hay comentarios:

Publicar un comentario