martes, 1 de abril de 2014

VÍCTOR ABEL NIQUINGA RUIZ



De Quito, Ecuador
                                                  
…MUJER…

…soy un titiritero…
…calado de miserias…
…y de astrosos humanos…

…soy el lumen de la poca inocencia…
…que aún subsiste ofuscada…
…sobre la arena de un pentagrama...

…soy el candil que pones a navegar…
…en la imaginación de la mañana…
…con la furia del camastro que te riega…
…de ensueños ansias y “tropiezos”...

…soy el loco que se fuga de la piel de tu mirada…
…y se esconde en el santuario de tus plegarias…

…soy aquel hortelano insolente…
…que espía tu hechura de faz madrigal…
…y huye bañado por tu ecosistema…
…que fractura las sienes del más allá...

…aquel retiro, perdido en tu almohada…
…destroza todo sosiego…
…de las sábanas avaras…
…y amontona a la vergüenza…
…en el umbral del alba…

…cincelo al viento la mansedumbre térrea…
…de espaldar ardiente vespertino…
…que ahoga el ruido callejero en su partida…
…para hallarte tersa mientras vivas dormida…

…soy el leño que aún sobrevive…
…al abrigo de un mendigo…
…como la caridad de medianoche…
…mientras en la distancia baldía…
…“un punto consumado” de lascivo paladar…
…emana lumbre de perpetua intimidad…
…funda con un instinto cañaveral…
…la calcinada vida…
…de las “mariposas” del lupanar...

…soy el mecer de la tarde de invierno…
…en la mano de una criatura…
…esa superstición que madura “la primera vez”…
…en el horizonte de los sentidos…
…y se convierte en un sacramento…
…que nos adicta día a día...

…soy esa sombra que tus molduras anclan a “media luna”…
…y hace jugar a los reflejos de tus antojos…
…ay, tal bullicio exhuma la sátira de la “casa añeja”…
…y me destierra hacia la masera de una indigencia...

…en fin, un tórrido respiro cubre la tierra encarnada…
…de rasgos tétricos de las barriadas…
…suspira temeroso…
…porque eres mi faz mi amor mi sembrío mi playa…
…una inocencia del hambre…
…la fogata de la tristeza…
…mi piedad hecha poesía…
…la caricia en la que refleja su rostro…
…la vida entera... amén...

2003 abril 5 ...en una tarde de abril… 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada