jueves, 1 de mayo de 2014

TONY CANTERO SUÁREZ


De Santísima Trinidad-La Habana, Cuba

SIN MÁS MOTIVOS

Cuando yo vuelva a besarte abriré el cielo, para que me lluevas tu sobre mi cuerpo, cuando me beses tú no habrá más tiempo, pues la luz se apagará ante tu embeleso, inmolada ante el encuentro sin más miedos. Y los dos nos fundiremos en un juego, en la tierna incertitud del desespero. Con tus labios y mis labios miel haremos, nuestras bocas gritarán que está lloviendo, que llegó la hora de amarnos que queremos.

– Que caliente sentirás tu pecho, con las gotas sin paraguas que hoy te riego, caminando hacia donde me lleve el sueño, esperando a amanecer bajo tus senos.

Cuando vuelvas a mi carne verás lejos, por mi ojos mirarás a mis adentros, en el fondo encontrarás tu bello cetro; y en mil partes mi dulce corazón ciego. Cuando yo vuelva a besarte en el silencio, mi recuerdo surgirá entre tus mareos, gemirás, despertarás, ondularás y entre mis rezos, tus uñas me clavarás pidiendo vuelo. Y entre alientos nos daremos los más tiernos, los más locos, los más ávidos, los nuevos.

– Los robados, los mordidos, los malignos, los que montan sin alas al infinito; y probaremos los mismos que nos dimos, cuando nos vimos aquí, tu y yo sólitos.

– Vuelve ya mi dulce flor, te necesito, pues sin ti la vida doy y sin quererla me la quito, vuelva ya mi ruiseñor, mi verso lindo, mi guitarra, mi pregón, mi amor divino.

– Para llenarte de albor y bellos trinos, para darteme cual soy, sin más motivos; y que a la vueltas del adiós, ya sin más tiempo, nos besemos hasta que vuelvas de nuevo.


ÓLEO AL PONIENTE

 Estoy pintando el poniente del día en que el sol resbala
sobre cascadas de besos, llenas de hiedras sonriendo y
embelesadas. Mirando lluvias de tórtolas y de ruiseñores
bohemios que sobre las piedras bailan; un pas de deux
que desarma, a ritmo de Jazz y Salsa…

Voy dibujando un sendero que lleva al centro del cielo
donde hay un jardín homérico, bordado todo de flores
con pétalos rojo nervios coronados azul gracia; como
en los cuentos de hadas mágicas, que me contaba mi
abuelo (…)

Le estoy dejando a las letra con mi nombre y apellido,
un torbellino de estilos y de rimas sé que escapan
hasta mis dedos con vicios; que escriben versos del
alma para pensares eclécticos, con preciosismo y
sentidos.

Los dejo en oro fundido vertidos sobre un lago
hirviente donde se pierden las almas embadurnadas
de almendros, y de nueces en torrentes; dándose
besos al alba, sin que frunzan las sienes (…)

Y de hojas verdes con ritmos con los que incienso les
hice, cuando se estaban bronceando en nidos de
codornices, que enamoran por el pico; entonando
cantos bardos detrás de unos pinos hércules que hay
en el campo del limbo (…) ¡Por ando encendido!

Por allá anda perdido el espíritu de mi niño, lleno de
amor y delirios. Lleno de sueños cumplidos y de otros
que no duermen, u estoy pensando a pulirlos dejando
cuentos que enseñen; y hagan soñar con leerme, a
quien no duerma conmigo (…)

Le estoy dejando a las letra con mi nombre y apellido
un torbellino de estilos y de rimas sé que escapan hasta
mis dedos con vicios; y escribo versos del alma con
preciosismo y sentido, cultivados en canteros fértiles,
pintados de mil delirios.


1 comentario:

  1. Este texto, escrito allá por el 2010, da título a al primer volumen de la Colección Los Susurros de Cantero: Óleos Poéticos publicada en Francia a cuenta de editor por Sokrys Editions, compuesta de cinco libros escritos en prosa poética, modernista y lirica y en mi estilo propio. Dicha colección será igualmente vendida muy próximamente dentro de un importante catalogo de bestsellers entre los que se encuentran igualmente seleccionados varios escritores clásicos, algunos vivos y otros muertos. Ebook descarga gratuita: http://espanol.free-ebooks.net/ebook/I-oleo-al-poniente-los-versos-que-quiero Muchas gracias por todo. Tony

    ResponderEliminar