domingo, 1 de junio de 2014

FELICIDAD SEGURADO



De Medellín, Colombia

VIGILIA

Escuché tu voz esta madrugada,
entre sueños péndulos
y eternos gritos de mar;
un susurro de viento
tenía tu acento,

Te miré, me miraste,
con esos ojos que ahora llueven
dulce tristeza en velo de aguas
mis ojos secos atraparon los tuyos
y una gota insomne resbaló por mi mejilla.

Despierto, tu lugar arrincona mi cuerpo
y aprisionan tu beso
mis híbridos labios
no hay puerto,
ni quilla, ni remos,
donde descargar mis sueños...
suspiro de a poco mi desvelo

Juro que estabas ahí
bajo el embozo de mi cama
tibia, quieta
deliciosamente silenciosa.

-bajo mis sábanas...por DIOS

...¡que tu alma estaba!-

Felicidad Segurado
felicidadsegurado.blogspot.com


JUDITH CECILIA CORREA



De Barranquilla, Colombia

AMOR!

Hoy mientras iniciaba
mi rutina diaria,
de ejercicios en la pista
atlética de el estadio de
fútbol cerca de mi departamento,
observaba una luna
llena que irradiaba el
alba con su luz maravillosa,
la mañana era radiante, con
una brisa suave que movía mis
cabellos como péndulo de reloj
queriendo acariciarme.
Miré a lo alto, y grandes nubarrones
negros danzaban alrededor de la majestuosa
luna queriendo opacar el idilio ante mis ojos.
En la naturaleza todo es perfecto, el sol
quería despuntar, pero las nubes con su ritual
acostumbrado no querían ocultarse, hacían
figuras como tantas veces tu creés imaginarte,
solo faltaba él, el astro rey que saliera con su
gran fuerza imponiendo su calor en un día como
todos en la costa!

Judith Cecilia Correa



ADRIÁN MORELO CABEZA


                                           
De Barranquilla-Colombia

DESEO
  
Déjame mirarte mientras te deseo,
Déjame deshilvanarte en mi pensamiento,
Déjame besar tus labios un instante,
No hagas el tiempo, más eterno.

Déjame recorrer tu cuerpo con mis labios,
Y hacer estación en cada punto erótico,
Explotar, y hacerte explotar de placer,
Dejar complejos, miedos y pudores.

Viajemos, en la nave loca del amor,
Sin brújula, sin ruta, ni dirección,
Y naufragar en el punto G... de tu cuerpo,
En ese mar de erotismo, ahogar mis besos.

Déjame ser el pirata ladrón de tu tesoro,
De tu isla prohibida ser el guardián,
Déjame explotar tu cuerpo en erección,
Déjame, déjame... en el trance del deseo.

Adrián Morelo Cabeza



EDWIN NIETO



De Bogotá, Colombia


ANIMAL


Hieres, y volverás a herir .
¿por qué ?
hieres ,
y te apartas ,
no acompañas a la herida... "
Antonio Porchia"


Miedo,
generamos miedo,
creamos ,
enfermedad.
Consumismo , mediocridad.
venimos ,
a destruir ,
crecimos y originamos en nuestros estómagos .
Una plaga hambrienta,
este sol consume nuestra piel,
y las cabeza rodando, sin ningún pensamiento..


Ellos felices ,
cómodos ,
viven sus plegarias,
sin ninguna batalla.
se fueron acostumbrando,
a devorar estos campos,
a sembrar explosivos,
encerrando cada posibilidad de respirar ,
de soñar,
de reir.
Maldito humano soy ,
¡maldito!
vengo hambriento,
a devorar la sencillez ,
a pertenecer a esta estúpida plastidez.


Edwin Nieto


MARÍA EUGENIA LEAL D'LUZARDO




"Solo sé que no sé nada" Porque la vida es un constante aprendizaje..."
María Eugenia Leal Luzardo
De Santiago de Cali, Colombia

TU SILENCIO

Soy tu mejor silencio, no es coincidencia
causo tus letras pero tú eres la esencia…
se cuanto me amas y eso me alienta.
Nunca temas darme todo, yo ya tengo urgencia.

Soy tu mejor silencio, en mi te desvelas…
Juegas con mis labios y yo con tus dedos,
los dibujo a besos te devoro entero…
te quiero en mi vida …amor verdadero.

Soy tu mejor silencio, me llevas al cielo
Me place amarte ya y de cuerpo entero,
Necesito de tu aliento, quiero verte pleno…
Llévame contigo ya no tengo miedo.

María Eugenia Leal D'Luzardo


HUGO GÓMEZ AGUDELO


De Medellín, Colombia
DIA CIENTO TREINTA Y NUEVE

SIN PROMESAS
 


No te prometo nada
Apenas un café de madrugada
Y el calor de mis recuerdos.
No te prometo volver de cacería
mi lanza esta seca y cansada
y no obedece al instinto de la guerra.
No te prometo regresar a la batalla
con la misma pasión que en el pasado
No prometo siquiera combatir a tu lado
ni decirte aquello que el corazón se calla
ya no se prometer lo he olvidado
no prometo llevarte a donde vaya
ni quedarme contigo allí en tu nido
ya no quiero prometerte nada
ni cumplir nada de aquello prometido.

Hugo Gómez Agudelo
Derechos Reservados de autor

GERARDO CARRASCAL SANTIAGO



De Bogotá, Colombia

MÁS QUE UN AMIGO

Pudiste haber sido
de mi corazón la elegida,
la angélica dama
que colocara su esbelto cuerpo
para abrigarse junto al mío;
sin embargo
las cosas no suceden
como uno hubiese querido,
de pronto un día
se derrumbó la esperanza
como hielo derretido,
después de una resolana
prolongación del estío.
Aunque lo intenté varias veces
y
por cuestiones del destino...
no pude seguir la huella,
me desviaron de la senda
a un barricado camino
y
me quedé solitario
tiritando de frío,
al arrebatarme la antorcha
que iluminaba mi vida
y
de noche 
proporcionábame abrigo.
Más, no interesa
lo que me haya sucedido;
si aún conservo el anhelo
que pronto vuelvas conmigo
y
al final logré alcanzar
aquello que hasta hoy
no he podido;
que yo sea para ti...
algo más que un amigo.

Gerardo Carrascal Santiago.
Derechos Reservados


FABIO CORONADO



De Tame, dpto. de Arauca-Colombia

en el diario de una musa encontré un pálido recuerdo 
de la ves que fuera hermosa y de un corazón su suave destello
ella decía que dela felicidad y de la vida
solo quedaba un leve recuerdo ..

me comento el diario que en profunda tristeza se encontraba su alma 
aquella que en épocas pasadas fuera motivo de las mejores halagos
ahora triste solitaria y olvidada 
quedo aquella estrella con la cual fulguraba ..

no llores mi musa que tu llanto rompe mi alma 
no sufras que cada dolor que pasas ahoga en mi tu feliz recuerdo 
no pases la noche en sufrimiento que si lo haces posiblemente yo muero ..
no dejes que te atormente el sufrimiento por aun eres mi musa y yo tu recuerdo...

Fabio Coronado 
Derechos Reservados



HERMAN GONZÁLEZ GALLO



De Cali, Colombia


MUJER Y FLOR

Es para ti
águila de los vientos
que viajando por los mares
sos esa mujer que sueña 
con hermosos cantares

Ver en tus ojos bellos
aquella jocosa muerte
que de lo hermosa que eres
no sabe a donde llevarte

al paraíso o a las galaxias
al sueño o a la libertad,
a los jardines de rosas,
a las rimas amorosas,
o a las flores más hermosas

porque hay lindos amaneceres
los más hermosos paisajes
hay sueños de flores
donde podría encontrarte

Ya que tus capullos soñadores
van caminando despacio, muy despacio
hacia la cúpula del tiempo 
para mostrarte lo bello, más bello que lo bello

QUE ERES TÚ MUJER
Sherman G


ESPERANZA RAMOS YAÑEZ

De Aguachica, Colombia

Imaginándote!
Sólo imagino...
tus manos recorriendo mi cuerpo...
y mi piel empieza a vibrar por ti.

Con sólo soñarte...
te apoderas de mi inconsciencia...
haciéndome fantasear con tus labios,
despacio, muy despacio...
sobre cada centímetro de mi ser.

El amanecer ya esta próximo
y asi como los rayos de luz
atraviesan las nubes...
penetran las sensanciones
en los recuerdos,
en los pensamientos...
y en mi cuerpo
y asì, sin voluntad...
y en mi fantasìa,
me entrego toda a tí...

El calor del sol
toma lentamente la atmósfera...
y tu calor...
como un espejismo
de igual forma
tambièn se posa sobre mí...
y mi piel tibia, grita tu presencia,
gime en espasmos mis deseos.

Escucho en el silencio de tus caricias
palabras susurrandas...
a mi cuerpo,
haciendome caer en un vaiven de
sensaciones
y transportàndome
asì, solo imaginàndote,
a lo mas sublime de mi sentir.

Invento tu mirada...
depositada en cada célula de mi ser...
cargada de deseo...
hacièndome fantasear
con tu cuerpo,
con tus besos,
con tus ansias,
con tus ganas...

Intuyo tu cuerpo y el mio,
convertido en uno solo,
y en ese instante
desemboco a la locura...
y supiro por no tenerte hoy...
y suspiro por imaginarte en mi memoria...

Esperanza Ramos Yáñez
Derechos Reservados de autor


JORGE HUMBERTO SERNA PÁEZ

De Ocaña, Colombia

MI VIEJO


Embriagaba los días en aguardiente
Para sacarles de adentro
Su música y alegría

Cómo bullían en su cuerpo
Los sones los porros y el fandango

Cómo relampagueaban sus ojos
Y su cuerpo al ritmo de la Sonora

Dijiste que entre el trabajo y el goce
Estaba el equilibrio
Pero un día te desequilibraste
Y el goce se convirtió en parranda
Y la parranda te envolvió en el alcohol

Y así desandás viejo sibarita
De rato en rato 
 


LOS VIENTECILLOS MANSOS


Me alimentaron con palabras
Llenas de yel y mentiras
Con palabras con garras afiladas
Como cuchillas de afeitar

Si mis noches pudieran hablar
Se lo impediría el miedo
He vivido en la sombras del miedo

Es duro vivir siempre agitado en guardia

Me marcó el temor del ayer que es hoy
Las palabras del ayer que son las de hoy
Las mentiras del ayer que son las de hoy

Duele pensar en la sobrevivencia del mañana

¿Habrá que seguir guardando el silencio
De los desaparecidos?

Hay que aprender del camuflage de los camaleones
Vivir mostrando alegría conteniendo el llanto
Ser manso pero tirándose las piedras por dentro
Mostrarse como un alma de dios pero lleno de ira santa
Recular sin mostrar los ojos

Odio esta realidad que me aprisiona
Pero me fortalecen los buenos sueños
Y los mejores días por venir
Porque sé que en el silencio de las sombras
Es donde nace la luz
Y que en los vientecillos mansos
Es donde se cuecen los huracanes.

Jorge Humberto Serna Páez 
ASOESCRITORES



DIANA L. DÍAZ G.


De Villamaría, Colombia


MIS POEMAS


A usted que subestima la fuerza de mis poemas
le dejo un par de versos que le acompañen en la cena,
un pequeño soneto para que desayune con el
y una estrofa blanca para que duerma después de leer.

Si luego de la poeto-terapia piensa que mis poemas no son nada,
regrese a mí casa de tres golpes a la ventana,
abra la puerta sin hacer mucho ruido
y escuche de mi voz mis líneas para sus oídos.

Diana L. Díaz G.
Derechos reservados de autor


MIGUEL GÓNGORA


De Bogotá, Colombia

Llego a un punto de mi vida,
me detengo y observo el camino, 
son tantos y tan inciertos, 
que me depara el destino
escogeré un solo camino, 
unos serán a la desolación, 
otros a la felicidad, 
otro a falsas ilusiones 
que te harán respirar, 
como conocer el verdadero amor 
con tantas personas a mi alrededor. 
Como buscar sin saber 
lo que has de encontrar, 
son tan simples las respuestas,
lo decidirá el corazón te haga bien 
o mal el siempre tendrá la razón, 
así quieras no enamorarte 
siempre tiene que pasar ese
ser que con tan solo una mirada 
te haga flotar y disfrutar.
Encontraras en tu andar 
muchos que no saben que tienen 
sentimientos y te harán llorar. 
Pero siempre habrá alguien que te dará felicidad 
con tan solo un hola tu día alumbrara, 
tenemos tanto que nos rodea y 
poco lo que valoramos, 
mira hacia todos lados 
no importa el lugar 
existen muchas
bellas cosas que admirar

Derechos Reservados de autor


LUIS HUMBERTO PULGARÍN MEJÍA


De Antioquia, Colombia

REALMENTE VIRTUAL 

Te pudres,
se pudren,
nos pudrimos . . .

Ya las teclas huelen a ti,
acicalamos nuestro amor 
con brillantes imágenes;
nuestros corazones
han andado y desandado
de la mano
los corredores más recónditos
de la virtualidad.

Te notifico,
me notificas . . .
nos notificamos;
te etiqueto,
me etiquetas . . .
Hueles a PC,
sabes a " ratón ".

Hemos procreado hijos
caricaturescamente divinos,
ora, ríen a mandíbula batiente;
ora, lloran a moco tendido;
luego,
desaparecemos los hijos adoptivos,
ya cliqueados hasta el hartazgo.

Inane es el verbo,
palabras baratijas,
- ahuecadas o protuberantes -,
sin un constructo en la realidad
real de los corazones:
erección de la casa del amor
desde el centro de gravedad,
sin maquillaje verbal,
sin loa hojarascal,
sin cumplidos lisonjeros.

Eres de teclas,
caligráficamente diosa,
fotográficamente deseada,
verbalmente necesaria,
imaginariamente imprescindible . . .
Culpable
de las alboradas interruptas,
de los " kilométricos " trasnochos,
de los malogrados orgasmos.

Extrañamente amiga,
inesperadamente esposa.
Desapareces abruptamente,
te caes,
te apagas,
te esfumas en las sombras
detrás de la caligrafía asaz cansada,
extinta . . .
inexistente virtualidad.

Desencuéntrame:
vacuo es el verbo,
exangües las imágenes,
exabruptos los coloquios.
Se desploma el artificioso 
entramado vocabular;
retornamos del todo virtual
al polvo,
a la ceniza real . . .

Te pudres,
se pudren . . . 
nos pudrimos.

Luis Humberto Pulgarin Mejia
Derechos Reservados de Autor.