martes, 1 de enero de 2013

ALCIDES ROJAS GIL


De Maturín, Venezuela

HÁLITO

Cortaré los hilos que la sostienen
el polvo que inhala los días perdidos
cuando nos urge el mes de Abril
cuando por no creerle
creé palabras compactas y la condené

La mujer que desecho camina sensualmente
todo es un gesto lacónico que se repite y rasga la carne
para ver qué la sustenta

Entra al nicho de los rencores
quiero retraer las horas
volver sin hacer daño
es lo menos que puedo aspirar
ser derramado en el vientre
ahora leo sus manos
abre las piernas y se expande
oigo su confesión
le cambio el nombre y renace
para ser matriz de mis falsos preceptos

Alcides Rojas Gil

 — 

No hay comentarios:

Publicar un comentario