miércoles, 2 de enero de 2013

POETAS VENEZOLANOS



JORGE BUENDIA - EDMUNDO PÉREZ MORALES - SAMUEL AQUININ LEVY - JUAN FRANCISCO LARA - SANDRA TORRES - FRANCISCA MATA PATIÑO - NENA PUMA -VICENTE MEDINA - EDUARDO ROMERO MARTINEZ - ALEJO URDANETA FUENMAYOR - HORLIN ALBERTO DUBRONT ARMAS - VILMA CAROLA VEGA CAMARGO - FLORMARY BERNAL - MILAGROS HERNANDEZ CHILIBERTI

martes, 1 de enero de 2013

ALCIDES ROJAS GIL


De Maturín, Venezuela

HÁLITO

Cortaré los hilos que la sostienen
el polvo que inhala los días perdidos
cuando nos urge el mes de Abril
cuando por no creerle
creé palabras compactas y la condené

La mujer que desecho camina sensualmente
todo es un gesto lacónico que se repite y rasga la carne
para ver qué la sustenta

Entra al nicho de los rencores
quiero retraer las horas
volver sin hacer daño
es lo menos que puedo aspirar
ser derramado en el vientre
ahora leo sus manos
abre las piernas y se expande
oigo su confesión
le cambio el nombre y renace
para ser matriz de mis falsos preceptos

Alcides Rojas Gil

 — 

ENRIQUE F. CABALLERO ARIAS



De Caracas, Venezuela


DE MANOS AGARRADAS


¡Y!,

al admirar 
los infinitos espacios consumados, 
donde se arremangan los ensueños, también, las fantasías
empinados encima 
de algunos cumulus-stratus, 
palparemos al rayo antes de caer sobre lagunas, 
al mismo relámpago, en truenos, 
forjado aun si hacer rumor…, hasta ese ruido tan inmenso 
cuando llegue desplomando toda su barbarie.

Hurgaremos 
las descomunales migajas de lloviznas 
aún sin convertirse en aguaceros 
entre los algodones de esos nubarrones blondos, níveos, 
con la exquisitez en nuestra piel 
cuando con orgullo se soberbia, al nimio escalofrío 
con un amor total 
en su altivez a torbellinos…

Pudiendo besar las calimas, 
y las brisas enjuagadas 
sobre tus labios desmayados.-

Autor: Querrién ® E.F.C.A. Caracas Q-XII.X.MMXII


VICENTE MEDINA



             De Valencia-Edo.Carabobo, Venezuela
                                  
NO QUIERO VERTE PORQUE…

Si volviera a verte no correría hacia ti,
Daría paso a paso para no tropezar,
Buscaría llamar tu atención nuevamente
Sin sacarte de tu mundo

Si volviera a verte, no besaría tus labios
Sin antes entender tus palabras
No jugaría con tus rizos color de miel
Sin antes decir mil te Amo.

Si volviera a verte no te regalaría rosas todos los días
Pero esparciría sobre tu corazón semillas de las más hermosas flores
Y cultivaría mi jardín, mi paraíso en tu alma
para poder refugiarme en ti durante mis tristezas

No te daría riquezas, ni joyas, ni lujos,
pero si te robaría sonrisas a diario
para acuñar mi fortuna en el recuerdo de tu felicidad
y al morir saber que hice todo bien, si volviera a verte.

Vicente Medina


HIE-DRA



De Puerto La Cruz, Venezuela

RAZONA CORAZÓN

Si pudiera expresar este sentimiento que agita mi corazón
que no logro controlar ni siquiera aplacar su vibración
parece que va a estallar y ocultarlo mas no debo
porque me va a matar este silencio absurdo que callar ya no puedo 
  
Es que las cosas no son tan fáciles de explicar y
ya no encuentro acciones que realizar
para que ese bobo presienta cuanto lo quiero
y pueda leer en mis ojitos que mi amor es bien sincero
  
El otro día me vio sollozando en un sendero
y en lugar de abrazarme solo saco el pañuelo es
que es tosco y así de verdad no lo quiero
pero como le digo al corazón que ese no es mi lucero
  
Anda corazoncito loco despierta y hazle caso a la razón
que tu te apasionas y no analizas bien la situación
el amor es algo mas...
es cristalino y adoración y ese macho que te gusta no es todo pasión

Hie-Dra


MIGDALIA BEATRIZ MANSILLA ROJAS


De Mérida-Venezuela

NO MORÍ EN EL INTENTO

nada
no he muerto

me miro en el espejo
y allí estoy
-al menos eso creo-
no morí en el intento
de hundirme en obsesiones/
pude salir de los límites
sabiendo el justo lugar de mis abismos

regresé
quizás de un mundo delineado
por arquitectos que sólo admiten
un espejismo de rectas paralelas
dibujadas entre nubes que se esfuman

mientras yo
soy un ángulo en la pirámide de Keops
sin edad aparente
y con siglos de ausencia

nada
no morí en el intento/
habitaba detrás de la palabra
a la vuelta de la hoja
del libro aquel




JUAN FRANCISCO LARA



                                                         
             "Prefiero ser un poeta triste que un soldado alegre." 
Juan Francisco Lara
De Caracas, Venezuela

EL HABITANTE

Dentro de mi vive un pequeño ser, es tan pequeño que mis venas y arterias son sus caminos ,va y viene por dentro de mi buscando otro ser como el para aparearse y formar una colonia , a veces lo siento en la punta de mis dedos y me hace escribir cosas, creo que en este momento por ejemplo hace que escriba estas líneas para que los demás sepan que existe, otras veces hace que me den intensos dolores, elige cualquier sitio, pienso que lo hace enojado al no conseguir aun a su pareja. En ocasiones esta en mi cerebro y me da ordenes es en esos momentos cuando golpeo y maltrato a las personas que consigo en la calle también a animales .por eso ya no tengo amigos casi nadie se me acerca y todos dicen que estoy loco. Nadie me da empleo y cuando logro que me acepten entonces comienza a darme ordenes destrozo todo y me echan. El habitante consume mis fuerzas estoy débil, el se alimenta de los fluidos de mi cuerpo, Los médicos me hacen muchos exámenes pero me doy cuenta que el habitante es astuto y se burla de ellos, sabe como esconderse de los rayos x y de las pruebas de sangre .cuando el habitante duerme tengo mucha paz y me siento muy bien a veces duerme horas o días enteros pero cuando despierta siento como se mueve dentro de mi es una gran tortura que no creo poder seguir soportando . hace una semana se metió en mis ojos no podía ver nada y tropezaba con las cosas de mi cuarto me rompí un brazo hoy soy una ruina humana . Esta mañana sentí el familiar movimiento de el habitante en mi pie derecho, un dolor agudo y lento me hizo caer al suelo luego sucedió algo peor, lo que mas temía paso, al mismo tiempo sentí un dolor mas fuerte en mi pecho y entendí que ya no era uno sino dos los habitantes dentro de mi, grite y llore de rabia y dolor. Cuando empezaron a moverse comprendí que tarde o temprano se encontrarían, grite muy fuerte y me desmaye alguien llamo al hospital. Desperté muy mal, otra vez me hicieron muchas pruebas. No encuentran a los habitantes, como dije saben esconderse. Los doctores creen que estoy loco me encerraron aquí en esta habitación de paredes acolchadas escribo esto en la puerta con mis dedos y sangre que sale de una herida que tengo en mi cabeza Ojala que alguien lo lea. Los dolores son intensos y estoy muy débil ya no puedo mas, se que dentro de mi los habitantes se reproducen rápidamente , en mi dolor me pregunto cuantas personas mas albergaran como yo otros de estos seres. Solo espero que llegue pronto el final, la muerte es mi único consuelo.
Cagua 2009.

Juan Francisco Lara


GLADYS SARMIENTO


De Maracaibo, Venezuela

TARDE DE SÁBADO

Tengo que decirte que te amo
Así como aman los amantes
Y no como aman los novios
Te deseo..con desespero. 
Cómo se desea el sueño.. 
En medio de un desvelo 
Te necesito... como suplico
El adorado y fresco viento
Cuando llega y arrecia calor
Tengo... todo tu recuerdo
Metido dentro de mi cuerpo
Acumulado en un sentimiento 
Forjado por lo más dulce y tierno
De todo lo magistralmente vivido
Sacudo los errores del pasado
Y cuando con amor me contemplas
Logras que a cada momento 
Te quiera, te desee y te ame mas.

Gladys Sarmiento 
Derechos Reservados de autor

JORGE BUENDIA




"Respetando el derecho ajeno, podemos disfrutar en sana paz hasta nuestro último día, de lo hermoso de esta vida”
Jorge Buendia
De Cumaná- Edo. Sucre, Venezuela

TE PEDÍ

Te pedí que no te marcharas
Porque eres como te imagine
Antes de conocerte.

Te pedí que no te marcharas
Porque despertaste en mí
Sensaciones que no conocía.

Te pedí que no te marcharas
Ya que te convertiste en la razón
Que me mantiene de pie ante esta vida.

Te pedí que te quedaras
Porque no pienso en otra cosa
Que no sea en hacerte feliz.

Te pedí que aquí murieras
Porque no imagino terminar mis días
Si tú no te encuentras en ellos.

Te dije, no te marches
Pero como se que te iras
Ya te extraño.

Jorge Buendia

EUCLIDES TORRES


De Caracas, Venezuela 


Carcome tus entrañas
la enfermedad sin piedad,
sus tentáculos
de oprobiosa frialdad
asesinan silenciosos
la luz que ayer
se reflejaba en tu mirar

abrazarte quisiera,
retenerte
en contra de la muerte
y hacerte mía
hasta una inalcanzable eternidad,
rescatarte del monstruo
que se apoderó de tu cuerpo
y que sin misericordía
devora atroz tu belleza sin igual
apagando la luz que,
encendida desde tus pupilas,
llenó mi vida de ilusión
y de alocada pasión
brindandome inspiración
para que germinarán mis versos
nutridos con la dulzura de tu voz,
el arrullo de tus manos
y arropados con la ternura
del fuego del amor
que ayer nos consumió.

Te vas...
vestida con mis besos vida mia,
te vas... mi dulce flor
ve, dejando bien marcadas
tus huellas en el camino
que ha de llevarte
ante la presencia de Dios
para que cuando me toquen
los designios del destino
pueda subir al cielo
siguiendo el rastro de tu amor.

Euclides R. Torres 
Caracas - Venezuela
Derechos reservados.


MILTHON WOLF


De Valera, Venezuela 

NADA DE TI

Tus ojos se fueron hacia el mar,
buscando tu ciudad ancestral.
Es triste soñar y despertar,
que sin ti ya nada ha de importar.
Bajo un sauce, de gris pesar
y un turbio sol se hunde en la sal;
de mis ojos que están
llorando por tu ausencia aquí.
Ya nada será igual sin ti.
El cielo y su llanto de cristal,
congelan a la antigua ciudad.
El frío me obliga a recordar,
el rencor que aprendí en tu mirar.
Me duele ver a esta ciudad,
que en sus calles te vi pasear;
con mi izquierda en tu soñar
y mis noches en ti.
Ya nada será igual sin ti.
No quiero saber nada más de ti;
Porque prefiero morir que volver… a ti.

Milthon Wolf
Derechos reservados de autor



LUIS VARELA LUZARDO



De Maracaibo, Venezuela

AMOR IMPOSIBLE

Que infantil mi pretensión
al pensar que me amarías,
que de ilusiones me hacia
ser dueño de tu pasión.
Pero, ¡Oh! Desilusión
al conseguir tu rechazo,
fue un lacerante flechazo
profundo, sin compasión.
Pero te doy la razón
Mi Ángel, no te censuro,
entre los dos hay un muro
que impide tenerte un día,
pero yo si vida mía
¡Te amaré más, te lo juro!

Luis Varela Luzardo
Derechos Reservados de autor