martes, 1 de julio de 2014

JESSICA ANTONIETA LIZAMA ARRIAGADA


De Arica, Chile

COMO EL PRIMER DÍA 


Me emociona tenerte cerca, 
voy a ese encuentro
Estoy absorta, embobada
estamos frente a frente
Te abrazo, retengo, te suelto
el silencio absoluto me embarga
Sonrió nerviosa…
mi cuerpo tiembla
te alejo de mi 
contemplo incauta, cada detalle de tu rostro 
Sonrió temblorosa…
Caen lagrimas sin control
alivian, me regalan calma
ausente esta hoy la tristeza
escudriño en tus gestos el amor 
busco respuestas
no puedo quitar mis ojos de tus manos 
las llevo junto a las mías
con adoración las acaricio y beso suavemente
Grito en silencio..
¡No me dejes amor, ya no más, ya nunca más¡
mis labios enmudecidos suplican un ¡alto¡ 
¡detengan el tiempo¡
sonrió..
respiro profundo..
Mis palmas húmedas se apresuran con ansías 
para retratar tu rostro
sonrió..
vuelvo a suspirar..
están ávidas de trazar cada línea
Mis dedos inician este placer por tu frente
se detienen….¿se acelera el palpito de mi corazón¡
luego caen, voy al encuentro de tus blancas mejillas
rastros y surcos coronan batallas ganadas 
por el tiempo trascurrido 
días memorables que te han convertido en triunfador
sonrió….. 
te miro fijamente
vuelvo a besar tus manos
deslizo suavemente las mías
respondes con una tímida y exquisita sonrisa tuya
provocas cierta tortura, casi locura que ya no resisto..
escapo de tu mirada…sin pensar siquiera
rodeo con algo de torpeza tu marcado mentón.
Sonrió..
me detengo…
Bajo mis parpados para cegarme y retener este momento
exhalas con rapidez un tibio calor de primavera 
me embriago del sorbete bendito. 
Perturbador es tu aroma. 
continúo mi azaña..
Busco con mis pulgares esas cuencas profundas
mágicos ojos que secretos de dos guardan.
Te miro con contemplación 
encuentro tus labios húmedos
suaves de extremo a extremo
fuertes y entreabiertos
volcán en llamas
espejo del hombre que eres.
El contacto, me trasporta casi con violencia al pasado
y al instante me devuelve al presente
no tengo contemplación. 
Te atrapo y no dejo lugar y pie a la culpa
uno mi boca sedienta con la tuya, sin esperar un si
no puedes escapar, no lo intentas siquiera
sonidos alucinantes nacen 
murmuro en lenguas desconocidas
cada roce aumenta su furia.
Te aparto bruscamente
quiero saber si eres real
Sonrió, sonríes
Cruzamos miradas
me tomas con fuerza hacia tu cuerpo
me enciendo con desenfreno
nos besamos una, otra, y otra vez mas
hasta apartar las razón 
como resarciendo el tiempo 
Sonrió ¡suelto carcajadas¡
al fin entiendo
El tiempo y las distancias 
son detalles imaginarios
la nada no existe
Solo lo que se silencia
Sonrisas y recuerdos te devolverán a mí
como el primer día cuando pronuncie tu nombre.

Jessica Lizama Arriagada
Derechos reservados de autor


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada