lunes, 1 de julio de 2013

HAROLD FERNANDO SOTO MONTOYA

De Perú


TE AMO


Después de la venida del verano
Tus labios saben al candor de la luna:
Uva del camino, viento del espacio,
Suavidad del arenal y loción en la cama.
Tus labios: Fragancia indisoluble
Como del remanso melodía de gotas que queman
Colores de inciensos de playas lejanas.


De ellos emergen el brillo del fuego,
El mismo equilibrio del océano
Porque de ellos nace la brisa, el aliento
Y la fuerza de la ola.
Y de tus manos…
De tus manos surgen como nubes las praderas,
Todas las estrellas y el Orión
Perplejo que canta en tu pecho.

De ti nace todo lo que empezó desde tu nombre,
Desde el baile, el teléfono, los mensajes, las
Palabras en ti vividas como dos miradas hechas de miel.
El don infinito del mar y sus playas.

Después de la venida del verano
Surge tu cuerpo del agua
Como la noche de la luna
Como el sol del día.
Y aun así eres mi idioma, mi Oda, mi arte,
Mi existir, mi alma, mi propia dueña.
Heredera inmortal de mis letras y mis pasos.

Harol Fernando Soto Montoya

 —

No hay comentarios:

Publicar un comentario