sábado, 1 de marzo de 2014

XAVIER CODERCH VIVES



De Barcelona, España 


CAMINO, PARA NO IR A PARTE ALGUNA

Camino, para no ir a parte alguna,
por un presente inmenso, en la distancia
lejana de un ayer y de un futuro
insertos en los cuernos de la Luna.
Mi compañera eterna, la Tristeza,
está desorientada, pues mi ansia
se estrella en un salón que, por oscuro,
abriga el nada ser de la pereza.
Soy parte de esa Nada, cuyo abrazo
anula el devenir, en concordancia
con la ausencia del ser en este impuro
reflejo de espejismo sin regazo.
Senda sin fin, calzada inexistente,
convexo continente de esa estancia
en cuya magnitud ningún conjuro
pudo insertar jamás a un ser viviente.
Y así, sin ir, sin pasos y sin huellas
mis versos son tan solo petulancia
por conquistar un mundo que aventuro
un poco más allá de las estrellas
No puedo resguardarme en la alegría,
ni andar de pregonero de ilusiones,
ni hablar solo de amor, ni en oraciones
tratar de convertir la noche en día.
Mi entorno es sufrimiento, ¡bien querría
llenar con bellas flores mil jarrones!
¡No sé como luchar, no tengo dones
por convertir lo real en fantasía!
Mi llanto, como el tuyo, son acciones
que nos harán buscar con valentía
el como superar contradicciones,
el cómo superar tanta agonía
en una realidad en que hay montones
de enigmas por vencer… ¡No a la utopía!.

Xavier Coderch Vives


No hay comentarios:

Publicar un comentario