lunes, 1 de diciembre de 2014

ALDO OTTERO


De Las Perdices-Córdoba, Argentina

SERÍAS LA ÚLTIMA

Aunque brilles cual sol amanecido
Aunque tu risa sea sonido imprescindible
Aunque ocupes todos mis rincones
Aunque seas causante de noches prolongadas
Aunque fueras el único camino
La única flor, el próximo día
Serías la última mujer a quien ame

MONOTONÍAS

Cae la tarde sobre la tierra llana
y el sueño comienza a dominar al astro
que va buscando la cuna en sus entrañas
matizando con rojo los verdes campos.
Es el final de otra jornada
lentamente, por el camino de la ribera.
Murmurando un lamento regreso a mi morada..
¡Ay, si yo un amor tuviera
me esperan como siempre, monotonías
viejas conocidas, compañeras eternas
de mi eterna melancolía
únicas testigos de lo que mi vida sufriera,
asiduas oyentes de esta constante queja,
¡¡¡Ay, si yo un amor tuviera!!!



Derechos Reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada