lunes, 1 de diciembre de 2014

LOBO ESCRITOR



San Carlos de Bariloche-Río Negro, Argentina 

OJOS DESDE EL MAR

Recorría mi camino desde el alba y mis ojos la vieron en la distancia, era la mujer más hermosa que había visto jamás, me cautivo su pelo suelto el brillo tenue en sus marrones ojos contrastaban a la perfección con el brillo de su sonrisa, comencé a acercarme y sin notarlo mis pasos si hicieron cada vez más rápidos, ya podía sentir el aroma de su cabello, era fresco y con sabor a brisa de montaña.

Sin embargo de la nada un gran abismo apareció frente a mí y no conseguí saltarlo, no había forma de cruzar y en el tiempo que transcurrió mi corazón se resigno, sentía que era una señal del destino para que no avanzara mas, pero entonces mire hacia arriba y allá en una nube lo vi, ese ángel precioso que deslumbro mis ojos, no podía creer que mi sentidos se ampliaran y encontrara tal belleza.

La misma que me movió el piso, busque desesperada mente la manera de llegar a ella, no tenia alas como ella, ni motores que me ayudaran a elevar, subí entonces todos los cerros que encontré pero no la alcanzaba y escale entonces las montañas más altas y aun así no conseguí verla, los vientos se llevaron la nube y mi corazón no pudo parar esa ráfaga de viento.

Paso el tiempo y en una noche muy tranquila mirando el firmamento una luz cálida despertó a mi corazón y al alzar la vista vio aquella sonrisa que lo coloco nuevamente de pie, allá en el cielo nocturno junto a las estrellas brillaba aquella luz de una radiante diosa, como si el deseo de mi corazón se manifestara de mis espaldas nacieron dos gigantescas alas y comencé a volar hacia esa sonrisa, día y noche me encuentran aun viajando hacia ella aun cuando no parezco acercarme nada, mi corazón me da las energías suficientes para seguir mi camino, muchos son los obstáculos que se me han interpuesto y muchos más los que vendrán pero tengo un férreo corazón luchando por lo que quiere y no se rendirá sin pelear.


Lobo Escritor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada