lunes, 1 de diciembre de 2014

ENRIQUE ALMIRON


De Corrientes, Argentina 

EL ERUDITO

Un niño
meditaba en silencio
absorto
entrañable 
poderosamente sabio
no veía
los rostros 
ni los cuerpos
de los hombres tristes
Él veía
mucho más allá
veía 
su esencia
...
él 
podía ver su Alma.

Enrique Almiron

Derechos reservados de autor

No hay comentarios:

Publicar un comentario